PARÍS. Ruta I: Los clásicos


Inauguro el blog con una serie de post (tres en concreto) sobre mi recentísimo viaje a París. Le he dado muchas vueltas a lo del tema del post inaugural, París me parece un tema trillado, no creo que falte mucho por contar de esta ciudad, es más, no creo que falte mucha gente por conocer París. Por lo menos en mi círculo cercano, yo era de las pocas (por no decir la única) que todavía no lo conocía.
Pero me he decidido por él, sobre todo porque me apetece muchísimo seguir alargando el viaje un poquito más, incluso seguir descubriendo cosas nuevas de esta ciudad. Lo que me hace pensar que tengo que volver pronto…
He enfocado los post como tres rutas diferentes (I, II, y III), cada ruta corresponde a una zona o zonas cercanas que se pueden recorren en un día completo. Para mí esta es la mejor manera de programar los recorridos, sobre todo en ciudades grandes.
Espero que estas rutas sirvan de ayuda a alguien, son útiles sobre todo para un primer contacto con la cuidad. Sirven de apoyo a una guía de viajes más completa como puede ser las Plano-Guía de Ediciones B, mis preferidas. Además recomiendo detenerse un rato en la sección de restaurantes y tiendas de My Little Paris.

RUTA I.

 
La primera ruta es la de los clásicos de París, monumentos, museos, jardines, más conocidos y que “hay que ver” sobre todo porque si no nadie te lo perdonará a la vuelta. El tiempo que le dedique cada uno a cada monumento o espacio es una cuestión personal y depende de la capacidad psicológica que tenga para aguantar la presión ajena al admitir que “no, no he entrado en el Louvre”.  Entres o no entres, subas o no subas, recomiendo empezar esta ruta bien tempranito.
Empezamos el recorrido en la explanada del Trocadero, desde donde se divisan las mejores vistas de la Tour Eiffel. Recomiendo disfrutar de las vistas de la torre tanto de día como de noche, verla iluminada es espectacular. Desde allí bajaremos hacía la torre.

 
Las colas son largas para acceder a la torre Eiffel, sobre todo si queremos hacerlo en ascensor, pero van rápido, merece la pena subir y disfrutar de las vistas de una ciudad sin límites.
Desde allí podemos pasear por Invalides hasta el Musee  D’Orsay.
Sospecho que a estas alturas ya sonarán las tripas. Para saciar el hambre con comida rica de una forma rápida, recomiendo una pequeña trattoria-epicerie que se llama Da Rocco y que está en 119, rue de Grenelle.
Cruzaremos el río hacia el Musee du Louvre. Los jardines que hay en frente del museo son Jardins Des Tuileries, es muy agradable pasear por ellos y además desde ahí se divisa los Champs-Élysées y al fondo el Arc de Triomphe.

Jardins Des Tuileries

La siguiente parte del recorrido es algo más comercial, pero muy bonita. Desde la Place de la Concorde subiremos por la Rue Royal, calle donde tienen tienda las firmas más prestigiosas de moda. Tomaremos a la derecha la rue Saint Honoré, en esta calle continua el elenco de firmas de moda prestigiosas, también muy agradable de recorrer. No perderse el ambiente de Collete, una tienda donde tienen lo último de lo último. Allí compré una guía muy bonita de tiendas y restaurantes de París que se llama La Parisienne.

Pero a mitad de la calle se esconde un rinconcito que a mí me cautivó, dentro del Palais-Royal se encuentra el jardín, con dos galerías preciosas llenas de tiendas (también preciosas). Merece la pena intentar llegar antes de las 19.00h ya que a esta hora cierran los comercios.  Saliendo por la parte de atrás del jardín, en la rue Vivienne, se encuentran las galerías comerciales del mismo nombre, también muy bonitas.
Galerias del jardín del Palais-Royal / Galleries Vivienne


Llegaremos a esta zona al anochecer, cuando las luces de la cuidad se encienden, luces tenues que le dan unos matices diferentes y un encanto muy especial.

Share

Deja un comentario


Buena C

Ideas y buen hacer